Una habitación ideal para el descanso

Una habitación ideal para el descanso

Dormir es un placer, pero también algo imprescindible para tu salud, por lo que preparar tu dormitorio para el descanso es una de las tareas más importantes para disfrutar plenamente de tu casa. 

La cama, protagonista del dormitorio

Cuando entras por primera vez en una casa sin duda el único mueble imprescindible es una buena cama, bonita durante el día, pero amplia y confortable por la noche. Para escogerla, estudia las proporciones de tu dormitorio y decántate por el modelo más grande que el espacio te permita. A mayor superficie mejor será el descanso, sobre todo si duermes en compañía.

Invierte en un buen colchón que proteja tu espalda y la mantenga firme. El colchón ideal mantendrá la curvatura natural de tu columna, por lo que tendrás que decantarte después de probarlo bien, unos diez minutos como mínimo, por un modelo u otro dependiendo de tu peso o postura en la que suelas dormir.

Aunque la cama es la pieza principal de la decoración de tu dormitorio, lo ideal es que alrededor te queden unos 40 centímetros aproximadamente para colocar unas mesillas, base para una iluminación puntual y como apoyo para dejar tus cosas.

Una vez que ya tengas pensado el mobiliario más confortable es hora de escoger la ropa de cama, responsable en gran medida de un buen descanso. Escoge tejidos de algodón 100%, mejor en tonos blancos o claros que invitan a la relajación y añádele un plus de confort vistiéndola con mullidos almohadones para leer o relajarte, aunque la almohada principal la escogerás de acuerdo a tu postura de dormir y nivel de firmeza que te guste.

También la ropa con la duermes, ya sea pijama o camisón, es importante escogerla en materiales naturales como el lino, la seda o el algodón, transpirables, antielectricidad estática y antiácaros, evitando tejidos sintéticos o elaborados con tintes agresivos o productos químicos.

Fuente: decoracion.trendencias.com

Post comments